¿Qué es un administrador de fincas?

Hoy os contaremos que es un administrador de fincas que muchos de nuestros clientes nos preguntan esto muchas veces!


Para empezar, hay que recordar lo que establece la ley propiedad horizontal en su artículo 20. Corresponde al administrador:

a) Velar por el buen régimen de la casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares.

b) Preparar con la debida antelación y someter a la Junta el plan de gastos previsibles, proponiendo los medios necesarios para hacer frente a los mismos.

c) Atender a la conservación y entretenimiento de la casa, disponiendo las reparaciones y medidas que resulten urgentes, dando inmediata cuenta de ellas al presidente o, en su caso, a los propietarios.

d) Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras y efectuar los pagos y realizar los cobros que sean procedentes.

e) Actuar, en su caso, como secretario de la Junta y custodiar a disposición de los titulares la documentación de la comunidad.

f) Todas las demás atribuciones que se confieran por la Junta

En resumen, El Administrador está facultado para realizar cuantos actos de administración y gestión sean necesarios, con observancia de las normas legales aplicables, la costumbre y la prudencia, sin otras limitaciones que las expresamente recibidas del titular de los bienes y aquellas que estén atribuidas en exclusiva a otras profesiones.

Por tanto, remitiéndome al artículo escrito por mi compañera en https://www.informacion.es/economia/2021/10/23/especializado-trabajo-administradores-fincas-colegiados-58741855.html

Ya hace mucho tiempo que un profesional de la Administración de Fincas dejó de ser esa persona que nos llevaba la contabilidad, el libro de actas y cobraba los recibos mensuales de la comunidad. Tarea que podía realizar casi cualquiera con un poco de pericia burocrática y conocimientos básicos de Excel. De ahí que aún existan comunidades donde son los propios vecinos quienes gestionan esa labor. Sin embargo, en no tantos años, este trabajo de gestión se ha ido especializando de una forma exponencial.

Principalmente porque la legislación, cada día es mucho más estricta. Cuestiones como el certificado digital donde recibir las notificaciones de los organismos oficiales o la Ley de Protección de Datos (LPD) aplicada a las Comunidades que al comienzo nadie creía que fuese necesaria, hoy no hay nadie medianamente responsable, que no lo tenga implantado en su comunidad.Gestionar una Comunidad de Propietarios es tanto, a día de hoy, como gestionar una pequeña empresa.

Esta es una profesión viva, en continua evolución, y como he dicho, con una gran exigencia. Todos los ámbitos afectan a las comunidades que gestionamos. No importa el número de propietarios. Hemos de estar enterados de todas las modificaciones en materia jurídica, fiscal, laboral, técnica que vayan surgiendo para ponerlo en conocimiento de nuestros administrados, las variaciones en materia de negociación de las energéticas, los movimientos de compra o absorción de las entidades bancarias nos obligan a efectuar estudios de mercado donde conseguir los mejores proveedores para nuestros clientes, los fenómenos atmosféricos y las mejores soluciones para paliarlos hacen que debamos ser proactivos y tener conocimientos en esas materias. Y no debemos olvidar una materia para la que también debemos formarnos, debemos estar preparados para solucionar conflictos vecinales con la mayor empatía posible. Realizar juntas en las que no seamos portadores de buenas noticias y éstas no vayan a ser bien aceptadas por los propietarios. Es decir, tener una preparación académica y personal suficiente como para complacer a nuestros clientes.

Por otro lado, el perfil del propietario dentro de una Comunidad, también ha cambiado mucho con el tiempo. Hoy se es más exigente con la gestión de presupuestos, con el nivel de detalle de la información que se le da desde el Administrador de Fincas, y sobre todo debemos lidiar con un tiempo reducido para la atención de estos temas. Los comuneros, en general, queremos estar informados de cuanto acontece en nuestra Comunidad, una gestión rápida y eficaz de los problemas que vayan surgiendo que no son pocos: resolución de conflictos entre vecinos, temas de morosidad, información puntual de carácter técnico (como, por ejemplo, toda la transición con la regulación del Segundo Dividendo Digital o información en tiempos duros del COVID de los procedimientos higiénicos/sanitarios para las Comunidades de Propietarios), etc.

Lo que acabo de exponer sólo es a modo de ejemplo, para comprender la ingente cantidad de información/formación que necesita un Administrador de Fincas a día de hoy. Cada vez más, se nos exige tener conocimiento de muchas más materias. No en vano gestionamos uno de los bienes más preciados de la humanidad como es “su hogar”. Y debemos hacerlo de una manera profesional, ágil, económicamente ajustada, ofreciendo consejos y orientaciones a los propietarios que les haga sentirse cómodos y seguros en sus viviendas, es decir, con “calidad”.

Pues bien, esa “calidad”, esa “excelencia” nos obliga a no cesar en la continua formación.

Esa ha sido, es y seguirá siendo la premisa de las comisiones de formación de todos los colegios oficiales del territorio español. Estas comisiones se preocupan por ofrecer a los administradores de fincas COLEGIADOS una formación actualizada, con ponentes de primera fila y eminentemente práctica que nos ayude en el entendimiento de las diversas materias a las que nos enfrentamos en el día a día del ejercicio de nuestra profesión.

Recientemente leí por redes sociales una viñeta que representaba a dos personas, una de las cuales realizaba una serie de preguntas personales a la otra, entiendo que para rellenar un formulario. Pues bien, cuando la demandante de información realiza la pregunta de ¿Profesión? el segundo responde “contable, fontanero, electricista, carpintero, arquitecto, psicólogo…” Ante el gesto de estupor de la primera y comprobando que no había espacio suficiente en el campo de dicha pregunta para anotar todas esas profesiones, el cuestionado responde “Ponga ADMINISTRADOR DE FINCAS COLEGIADO”.

Esa es la realidad, no en vano, somos comúnmente llamados los “solucionadores de problemas”.

Excepcionalmente durante el 2020 y debido al Covid-19 se anularon las jornadas de formación presenciales en toda España. Como buenos gestores, supimos reaccionar e inmediatamente nos pusimos a trabajar para poder ofrecer todas esas formaciones adaptándolas a la formación on-line. No escatimando en recursos personales, ni económicos.

Sin embargo, y gracias a la relajación de las restricciones en materia del Covid-19, se han retomado las formaciones que empezarán a tener un formato mixto, donde se podrá acudir presencialmente o recibir la información on-line.

Además, se ha comenzado a implantar en todos los colegios de España el “Certificado de Formación Continua”. Certificado creado por el Consejo General de Administradores de España y que consistirá en un reconocimiento a todos aquellos administradores de fincas COLEGIADOS que hayan invertido el tiempo suficiente en el reciclaje de su formación.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo